Dibujo, Pintura, Tutoriales, Videos

5 formas de utilizar lapices de acuarela

Frente a los lápices de colores tradicionales, los lápices de acuarela nos brindan un abanico de posibilidades! Por si todavía alguien no los conoce, hoy os dejamos 5 trucos sobre cómo utilizar los lapices de acuarela!

1.- Aplicar acuarela y humedecer

Por el hecho de ser lápices de colores, estos materiales permiten una gran versatilidad a la hora de dibujar. Además, permiten la realización de múltiples detalles! Por este motivo, los lápices acuarelables son perfectos para realizar diseños en seco y después humedecerlos.

 

De esta forma, conseguirás, partiendo de una imagen definida, una mancha de color. Dependiendo de lo que quieras destacar los trazos del lápiz sobre el pincel utilizarás más o menos agua y frotarás más con el pincel sobre el pigmento.

2.- Humedecer y aplicar los lapices de acuarela

Otro clásico de los lapices de acuarela: aplicar el color sobre el papel húmedo. Esta técnica te será muy útil, tanto para realizar obras completas como para mezclarlo con otras técnicas:

  • Por una parte, puedes trabajar sobre tu soporte húmedo directamente y observar como el pigmento se deshace sobre la lámina.
  • Por otra parte, esta técnica te facilitará el fundido con otras técnicas. Si sobre la acuarela todavía húmeda aplicas detalles con lápices acuarelables conseguirás que los tonos se mezclen perfectamente sin que se note el cambio de técnica.

totenart-lapices-de-acuarela

3.- Humedecer la punta del lápiz

Una de las oportunidades que nos brindan los lápices de acuarela (y que no es tan común) es la de humedecer la punta del lápiz. Simplemente debes introducir la punta del lápiz en un frasco con agua y pintar sobre tu soporte. De esta forma, el color se ablandará dando lugar a una textura similar a la del pastel que aporta un resultado muy interesante. Puedes utilizar esta técnica sobre seco o, directamente, sobre el soporte húmedo.

4.- Mezcla de colores

Otra de las facilidades que nos brindan los lápices acuarelables frente a los lápices de colores tradicionales es la facilidad que para realizar mezclas de colores. La forma más cómoda para obtener nuevos colores con lápices de acuarela es aplicar diferentes capas de colores: primero aplicas una capa sobre el papel y después otra encima. Tras esto, y con un pincel húmedo, deberás aplicar agua poco a poco sobre el color hasta conseguir un resultado homogéneo.

5.- Pigmento desde los lápices

Otra de las opciones más originales que puedes utilizar a la hora de experimentar con este tipo de lápices es coger el pigmento directamente desde la punta del lápiz. Este proceso es similar a la utilización de color directamente desde el godet y es perfecta para pintar zonas de color más intensas. Solo necesitarás humedecer un pincel y frotar contra la punta del lápiz para conseguir extraer pigmento!

Una vez que hemos visto los diferentes métodos para pintar con lápices acuarelables os dejamos con este vídeo de Mundo Acuarelable en el que nos habla de la importancia de la presión en esta técnica!


¿Qué te ha parecido, artista? ¿Se te ocurre alguna otra forma de utilizar lápices acuarelables?

Esperamos tus comentarios y, si te ha gustado, comparte!

No hay respuestas hasta ahora. Se el primero en dejar una →

Deja un comentario