Manualidades, Pintura

Esgrafiado con ceras: cómo hacer dibujos mágicos

¿Has oído hablar de los dibujos mágicos? Las pinturas negras que se convierten en obras de bellísimos colores al rascar están de vuelta. Hoy te dejamos unos trucos para realizar esgrafiado con ceras y obtener los mejores resultados!

Qué es el esgrafiado?

El esgrafiado, del italiano sgraffiare, es una técnica artística utilizada en diversos campos. Si nos centramos en la parte pictórica, el esgrafiado consiste en la realización de dos capas de pintura en una misma obra. Una vez están preparadas estas capas, el artista raspa con una herramienta la capa superior revelando la capa inferior y dando resultados como este:

totenart-esgrafiado-con-ceras

Hoy hablaremos de esta técnica y, en concreto, del esgrafiado con ceras, una técnica muy sencilla que desde siempre se ha utilizado para trabajar con niños, ¿te suena?

Qué necesitarás?

  • Papel
  • Ceras Manley
  • Tempera negra
  • Pincel
  • Polvos de talco
  • ¡Algo para rascar!

Cómo hacer un esgrafiado con ceras paso a paso

La técnica del esgrafiado con ceras es muy sencilla y por ello es ideal para realizar con niños pero, para tratar de obtener mejores resultados te dejamos una guía rápida para hacer dibujos mágicos paso a paso:

1.- Pinta el diseño sobre tu papel

En la primera parte debes pintar el fondo, para ello coge tu papel o cartulina y colorealo con las ceras manley. Puedes realizar el diseño del fondo como quieras, aquí te dejamos dos formas diferentes en base al resultado que busques:

  • Haz el dibujo previamente en el fondo: Si quieres que tu resultado tenga unos colores «reales» puedes seleccionar el dibujo que quieres hacer y pintarlo en el fondo de tu esgrafiado. Para ello solo tienes que seleccionar el dibujo de referencia y pintarlo a grandes rasgos sobre el papel. No realices detalles ya que las líneas las realizarás después sobre la segunda capa: pinta simplemente bloques de colores que representen el dibujo que quieres realizar.
  • Mezcla colores: Si solo quieres jugar con los colores puedes hacerlo de una forma más sencilla. Coge las ceras y, sin un orden, colorea todo el papel. Puedes hacerlo realizando círculos de colores, rectángulos, líneas o todo junto ¡Cuántos más colores mejor!

Para conseguir un resultado más impactante debes colorear el papel (o la cartulina) sin dejar ningún hueco libre!

¿Todavía no tienes tus ceras Manley? Tenemos el estuche que necesitas aqui:

totenart-ceras-manley

2.- Pasa un poco de talco sobre los colores

Una vez tengas el diseño acabado y para retirar el exceso de grasa de las ceras aplicaremos una pequeña capa de polvos de talco (también puedes hacerlo con harina). Para ello solo espolvorea sobre todo el dibujo un poco de polvo, puedes extenderlo con un pincel suave completamente seco! Hazlo con mucho cuidado para que tus colores no se mezclen.

3.- Pinta encima del diseño con negro

Una vez tu diseño esté terminado y hayas aplicado los polvos para secar la pintura toca tapar tu creación. Para esto echa un chorro de tempera negra sobre el diseño y con un pincel espárcelo bien por toda la obra. Haz esto con cuidado ya que para que el resultado sea bueno no deben quedar huecos sin pintar, tómate tu tiempo y, una vez lo hayas cubierto déjalo secar.

¡Listo para rascar! Una vez la tempera negra esté seca, coge cualquier herramienta un poco afilada y comienza a rascar. Si quieres trabajar esta técnica a nivel profesional debes saber que es posible! Te dejamos por aquí un vídeo de Crearte Araiza para que veas las increíbles obras de arte que puedes realizar:


¿Qué te parece esta técnica? ¿Nos das algún consejo?

¡Esperamos tus comentarios artista!

No hay respuestas hasta ahora. Se el primero en dejar una →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *