Totenart

El color del optimismo español invade Washington

Desde esta semana y hasta el próximo 29 de junio estará disponible en la Antigua esidencia del Embajador de España en Washington, reconvertida en centro cultural la exposición Ilustradores Españoles: el color del optimismo.

La muestra está compuesta por obras de jóvenes españoles que han sabido trasladar el valor de la «marca España» del arte más allá de las fronteras geográficas. El color del optimismo, comisariada por Mario u contiene obras muy variadas en cuanto a técnica: acuarelas, lápices, collages, pasteles, acrílicos

color-del-optimismo-totenart

Aunados bajo el late motiv del «arte underground» cada uno de estos 28 ilustradores contemporáneos tiene un estilo, técnic ay temática completamente diferenciada, pero es la riqueza de ese combinado lo que la convierte en una exposición envidiable por muchas otros.

Entre todos los ilustradores destacamos la figura de una de las mejores y más internacionales ilustradoras de España, que a demás está muy vinculada a Totenart. Hablamos de Paula Bonet, de hecho, la pieza estrella de la exposición tiene la rúbrica de Paula Bonet. La principal obra de  El color del optimismo lleva por título Dona iceberg, os dejamos una imagen para que la contempléis y disfrutéis.

color-del-optimismo-paula-bonet-totenart

Otros grandes y aclamados ilustradores son Óscar Giménez, Paco Roca o Carla Fuentes.

La exposición, que lleva dos años gestándose forma perte del proyecto «SPAIN arts & culture» de la Embajada de España en Estados Unidos. Una forma más de demostrar y poner en valor el arte y el potencial de los artistas españoles más allá de las fronteras natales.

¿Qué te parece la muestra? ¿Dónde te gustaría que la trasladaran? ¿Conoces si tu país también tiene iniciativas de este tipo fuera de las fronteras? ¿Te gustaría visitar una muestra similar con artistas de otras nacionalidades? Opina todo lo que te apetezca, estamos encantados de leer todos los comentarios que nos llegan.

No hay respuestas hasta ahora. Se el primero en dejar una →

Deja un comentario