Artista destacado, Totenart

La pintura hiperrealista de Linnea Strid

El misterio del agua lleva fascinando a los artistas desde el principio de los tiempos, y los fenómenos naturales relacionados con ella han impresionado a todas las culturas del mundo. Su belleza y su carácter cambiante también inspiran a la reflexión: el agua es incolora, pero contiene desde puros azules a verdes pantanosos, dorados luminosos cuando el sol aparece o rojos sangre cuando se pone. Puede estar en calma o convertirse en algo aterrador. Y siempre encuentra una forma de avanzar. Con su juego de espejos, ondas y reverberaciones refleja el mundo y lo convierte en un lienzo que cambia a cada segundo. El agua puede entenderse como inspiración, y es así como la comprende la artista Linnea Strid y su pintura hiperrealista.

cuadro hiperrealista de Linnea Strid
La pintora Linnea Strid nació en 1983 en Uppsala, un pequeño pueblo sueco, pero la inquietud viajera de su familia hizo que viviera su adolescencia en Fuengirola, España. Desde niña tuvo la certeza de que quería dedicarse a pintar, pues necesitaba expresarse con un pincel en la mano. En nuestro país celebró sus primeras exposiciones, entre 1999 y 2004, para después volver al norte para formarse en dos importantes escuelas de arte: Falkenbergs Konstskola y Gävle Konstskola. Actualmente se dedica plenamente al arte, y aunque es un camino difícil, cosecha éxitos allá donde va.

Linnea Strid retrata de forma magistral escenas cotidianas en sus cuadros pintados al óleo, demostrando su pericia al crear texturas de agua, reflejos, fluidos y brillos. Como referencia para sus pinturas hiperrealistas toma fotografías en alta resolución, lo que le permite pintar cuadros repletos de impresionantes detalles líquidos. «Me encanta que la gente que ve mi arte cree sus propias historias utilizando su imaginación. No me gusta decirles a las personas qué pensar acerca de mi trabajo», explica. Y es que en ellos comunica emociones y sentimientos con los que el observador puede identificarse, situaciones a las que todo el mundo puede poner una historia propia.

cuadro hiperrealista de Linnea Strid

Sus óleos modernos beben de las corrientes artísticas modernas, en las que los artistas reflejan en pintura hiperrealista detalles de la vida cotidiana, pero enfocados desde una óptica diferente y subjetiva. El arte de Linnea Strid consiste en encontrar la poesía que rodea a las actividades de nuestro día a día relacionadas con el agua. El agua como símbolo que nos representa a nosotros mismos.

 «El agua es un elemento que siempre está en un estado de cambio, algo muy similar a nuestra existencia en la tierra: breve e inconstante. Una gota en la piel no se verá exactamente igual si se obtiene una gota en el mismo lugar una semana después. La estética del agua también está influenciada por la función de su entorno: la luz, la piel que ha cambiado, y así sucesivamente
Linnea Strid

Y vosotros, ¿habéis intentado alguna vez captar la personalidad cambiante del agua?
¿Qué pensáis sobre el arte de Linnea Strid?

No hay respuestas hasta ahora. Se el primero en dejar una →

Deja un comentario