Caballetes para pintura

Caballetes para pintura

Stock permanente de la más ámplia gama de caballetes para pintar. Taller o campo, sobremesa o con patas, manual o eléctrico...

¡Tenemos todos los caballetes!

por página

Artículos 1 a 25 de 45 en total

Página:
  1. 1
  2. 2
por página

Artículos 1 a 25 de 45 en total

Página:
  1. 1
  2. 2

¿Por qué necesito un caballete? 

El caballete es una herramienta de arte básica que, desde siempre, utilizan los artistas para pintar una obra o para exhibirla. A pesar de que se recomienda su utilización en casi cualquier técnica pictórica es especialmente necesario cuando se trabaja con pintura al óleo o acrílico.

Entre los beneficios que aporta la utilización de un caballete destaca que el cuello del artista no se cansará y la inclinación será menor. Además, obtendrás una mejor perspectiva de tu pintura ya que la miras desde un ángulo recto, (siempre y cuando elijamos el caballete adecuado a nuestra técnica y lo usemos y regulemos de la forma correcta)

Cómo elegir un caballete de pintura 

Como podemos ver, entre la gran oferta de caballetes del mercado podemos encontrar todo tipo de usos, materiales y formas. Por ese motivo, hay que tener múltiples conceptos claros a la hora de elegir el caballete que se adapte a tus necesidades.

Podemos elegir el caballete según su construcción (trípode, base cuadrada, …), podemos elegir el caballete según donde vayamos a usarlo (caballete de estudio, caballete para el campo…), podemos elegir el caballete según la técnica que vayamos a realizar (caballete vertical o caballete que se puede hacer mesa-horizontal), podemos elegir el caballete según la forma de gestionar la altura de trabajo (caballete con fijación por presión, caballetes con subida por cremallera, caballetes de manivela e incluso caballetes eléctricos) e incluso podemos elegir el caballete según el material con el que está construido (madera o metal).

 Caballete de sobremesa metal  Caballete francés abierto  Caballete mueble con ruedas


Tipos de caballetes según su forma: 

  • Caballete sólo mástil: Uno de los caballetes más básicos y simples que puedes encontrar y, por ello, el más asequible. Este caballete es plegable y, por ese motivo, es muy cómodo a la hora de almacenarlo y moverlo. El único problema que tiene este tipo de caballetes es que no son muy resistentes ni establaes por lo que puedes tener problemas para fijar lienzos pesados, (están pensados para su uso con lienzos ligeros). Este tipo de caballetes para pintar, son muy cómodos para estudiantes o personas que no dispongan de un gran espacio de trabajo, (sobre todo para pintar en casa)
  • Caballete de trípode: Al igual que el modelo anterior, el caballete en trípode, o marco A, se pliega fácilmente por lo que se transporta y almacena con facilidad. Además, es bastante ajustable y su forma encaja perfectamente en cualquier esquina, (es perfecto para guardar plegado detrás de la puerta). Este modelo sigue siendo asequible pero es más resistente que el anterior y aguanta lienzos de mayor tamaño y peso. De todas formas, si lo que quieres es realizar pinturas a gran escala este caballete se te puede quedar pequeño.
  • Caballete con estructura en H: Al igual que el anterior, este caballete adquiere este nombre por su forma. Consta de una base rectangular muy fuerte que aguanta mucho peso y un gran tamaño. Esta tipología pueden incluir un pequeño cajón o bandeja para almacenar tus pinturas o pinceles. Este modelo de estudio es el más fiable y estable de todos, su único inconveniente es que no es fácil de plegar y ocupa mucho espacio pero, si quieres trabajar en un espacio concreto con lienzos grandes es la mejor solución.
  • Caballete de caja o caballete francés: Pensados para pintar al aire libre, estos caballetes permiten que los artistas trasladen sus herramientas dentro del propio caballete. De esta forma pueden llevar todo su material a diferentes lugares de una forma fácil y cómoda.
Caballete solo mástil  Caballete Trípode Caballete en H Caballete en caja

 

Tipos de caballetes según su material: 

Independientemente de la forma del caballete, también hay que tener en cuenta el material con el que está fabricado. Si te preguntas ¿Qué caballete es mejor? No hay una respuesta científica ni una decisión correcta y otra incorrecta, debes estudiar las características y decidir que modelo es el que mejor se adapta a tu trabajo.

  • Caballetes de madera: En general, los caballetes de madera son más resistentes y tienen menos posibilidades de tambalearse mientras lo utilizas. Además, suele haber más variedad tanto de formas como de tamaños en este material.
  • Caballetes de metal: Los caballetes de metal son más ligeros y más cómodos de transportar y almacenar que los de madera pero, también son menos resistentes. Como contrapartida, al estar fabricados con un material no poroso se limpian de una forma más fácil que los de madera.

Tipo de caballete según formato:

  • Caballetes de suelo: En este grupo se incluyen la mayor parte de los modelos, son los más utilizados (ya que no necesitan de un soporte previo) y sus patas permiten una gran estabilidad. Por su altura, los caballetes de suelo permiten más movilidad a la hora de trabajar ya que se pueden colocar en cualquier parte y puedes utilizarlos tanto sentado como en pie, (según la altura de trabajo que selecciones).
  • Caballetes de sobremesa: Dentro de este segmento de caballete, vemos que los modelos son más pequeños que los anteriores y están pensados, como indica su nombre, para su utilización sobre una mesa. Por este motivo, permite a los artistas establecer un espacio para trabajar sus pinturas casi en cualquier parte. Estos son perfectos para los artistas que trabajan con lienzos pequeños e incluso para utilizaros a modo de expositores.

Entre los caballetes de mesa hay múltiples diseños. Por una parte, podemos encontrar la gama de caballetes de sobremesa normal: Mini caballetes en caja, con marco H, trípodes etc.

 Caballete de sobremesa  Caballete de sobremesa trípode

 

Por otra parte, encontramos los caballetes de sobremesa con pinza. Estos, suelen ser de metal y son muy útiles para artistas que suelen desplazarse para pintar en diferentes estudios o espacios. Estos caballetes tienen una pinza con una manivela que permite montarlos fácilmente en cualquier superficie. Son caballetes con un único mástil, por lo que son muy cómodos de almacenar y trasladar y no pesan mucho. Además, a diferencia de los caballetes de sobremesa pequeños, soportan lienzos más pesados y de un tamaño mayor.

Montaje caballete sobremesa con pinza Reig

 

Otra de las características a tener en cuenta a la hora de comprar un caballete es el uso que le quieras dar: Taller o Exterior. Dependiendo de esto puedes encontrar caballetes fijos o portátiles, como decía, esta tipología va directamente ligada al uso de la herramienta.

Tipos de caballetes dependiendo del lugar de uso:

  • Caballetes para taller, (fijos): Cuando el artista trabaja siempre desde el mismo lugar, ya sea un estudio o un taller se recomienda adquirir un caballete fijo. A pesar de que son herramientas más pesadas y su precio suele ser mayor que el de los demás, su robustez hacen que los caballetes fijos sean los más fiables y más cómodos para trabajar.
  • Caballetes portátiles: En caso de que el caballete no se utilice siempre en el mismo lugar, ya sea porque el artista no dispone de un taller o porque pinta en la calle,  en el campo o incluso en la playa, es mejor disponer de un caballete portátil. Estos, son más cómodos de trasladar ya que suelen ser plegables, lo que además, facilita mucho su almacenado. Hay que tener en cuenta que los caballetes plegables suelen ser menos estables pero merecen mucho la pena si necesitas moverte con él.
 
 Montaje caballete de campo MABEF M28

 

Cabelletes según la técnica que utilices:

Otro de los puntos a tener en cuenta si quieres comprar un caballete es la técnica vas a utilizar. Debes adquirir un caballete que se adapte a tus necesidades. En general, las variantes que encontramos para cada técnica se diferencian en la posibilidad de angulación que ofrezca la sujección del lienzo. Podemos encontrar caballetes totalmente verticales, con una ligera angulación o, incluso, que se conviertan en mesa.

  • Caballetes para Óleo y Acrílico: En caso de que te dediques a técnicas húmedas espesas de lienzo como pueden ser la pintura al óleo o el acrílico debes utilizar un caballete que permita, como mínimo, una ligera inclinación.
  • Caballetes para Acuarela: Si la técnica que utilizas es más aguada, como la acuarela, se recomienda que el caballete utilizado sea completamente abatible, hasta clocarse en horizontal. De esta forma podrás pintar sobre una superficie que te ayudará a no perder el control de la pintura.
  • Caballete para carboncillo y Pastel: Por sus características, la pintura a pastel no necesita un caballete específico. En este tipo de técnicas secas cualquier caballete sería válido, incluso los que carecen de posibilidad de inclinación.
 Caballete con inclinación  Caballete para acuarela Talens
 

Tipos de caballetes por su accionamiento:

Cabe destacar que según su accionamiento un caballete puede ser eléctrico o manual y, dentro de los manuales, puede funcionar con diferentes mecanismos. Así, otro de los parámetros que debemos tener en cuenta a la hora de seleccionar un caballete es el tipo de accionamiento que utiliza:

  • Caballetes con movimiento por presión: Esta categoría no se recomienda para lienzos muy pesados ya que es el menos seguro de todos. Estos caballetes utilizan unos tornillos manuales para fijar la base del lienzo y si no lo hemos apretado bien corremos el riesgo de que un lienzo muy pesado pueda mover el soporte hacia abajo, (se basa en la fuerza manual para la estabilidad del soporte).
  • Caballetes con fijación por cremallera: Estos caballetes tienen un gatillo de acero en la base que encaja en una cremallera metálica. De esta forma, puedes regular la altura fácilmente y con un método muy seguro y estable.
  • Caballetes con accionamiento por manivela: Sistema similar al anterior, estos caballetes constan de un sistema de elvación que se acciona a través de un sistema de manivela. De esta forma, el movimiento es más suave, se puede dejar casi en cualquier altura deseada y se realiza con un esfuerzo mucho menor.
  • Caballetes eléctricos: Respecto a estos, son los modelos de gama más alta y solo suelen ser utilizados para montar lienzos muy grandes y pesados. Gracias a su sistema, permiten nivelar su altura y ángulo solo con pulsar un interruptor.
Caballete con movimiento por presión Caballete con accionamiento cremallera Caballete con sistema de manivela Caballete eléctrico